Cómo funciona la confianza

En el apartado “Publicaciones” tenéis acceso a un nuevo artículo publicado en la Revista Minut ACEB (Asociación Catalana de Entrenadores de Baloncesto) sobre qué es y cómo funciona la confianza. Podéis acceder directamente a él clicando aquí (en catalán).

En el artículo se comentan varios puntos, que resumo a continuación:

  • La confianza está basada en los recursos adquiridos y no en la esperanza acerca de los resultados. Esperar que los resultados sean unos es una falsa confianza, una confianza traicionera, porque sólo funciona cuando los resultados son buenos.
  • La confianza “buena” por lo tanto es aquella fruto de ser consciente de lo que se ha trabajado, de lo aprendido, de los recursos (técnico-tácticos, físicos, psicológicos) disponibles.
  • La confianza debe estar basada en aspectos controlables por uno mismo. Y la mayor fuente de control para un deportista proviene de la capacidad de concentración. Ante cualquier imprevisto, tanto externo (inclemencias del tiempo, retrasos, presión mediática, etc.) como interno (mal ajuste, ansiedad, fatiga, etc.), la concentración es la gran arma que puede llevar al deportista a poder demostrar su nivel a pesar se esos inconvenientes. Por lo tanto, no es bueno esperar a que todo vaya bien, pero sí lo es confiar en la capacidad de concentración para superar los inconvenientes, llegado el caso.

jordan-1024x768

El último tiro (ganador) de Michael Jordan. Concentración (y confianza en cómo tirar) a pesar de la presión. (Fuente: http://www.feuille-de-match.fr/insolite/simulateur-last-shot-michael-jordan/)
  • La confianza sana está relacionada en el cómo jugar (o cómo ejecutar). Por lo tanto, las expectativas deben estar centradas en la tarea (cómo jugar, cómo ejecutar) más que en el resultado. El resultado será la consecuencia.
  • Si las expectativas (qué esperamos) y la concentración están centradas en la tarea (cómo hacerlo), esto ayuda a que el ajuste de tensión (o activación) sea el idóneo. En cambio, si uno está expectante por el resultado, los pensamientos acerca de las consecuencias de conseguir ese resultado o no van a ser inevitables. Esos pensamientos pueden generar ansiedad, inquietud, miedo… y por lo tanto, pueden desajustar al deportista.
  • La confianza en los propios recursos ayuda a que el deportista se sienta más seguro de poder realizar una tarea concreta con éxito (a esto le llamamos autoeficacia). Pero la seguridad que el deportista siente no está basada en el resultado sino en el proceso. Y por lo tanto, en caso de fallar, la confianza (el saber hacerlo) sigue intacto… ¡porque uno no va a dejar de saber hacer una cosa por haber fallado un intento!
  • Finalmente, la confianza a nivel colectivo viene por el hecho de reconocerse en la forma de jugar de una determinada manera, con un estilo de juego concreto e identificable, por el que el grupo se siente orgulloso (y también los seguidores). Este estilo de juego colectivo es algo que se automatiza, y precisamente por esto, es algo a lo que el grupo puede recurrir con más confianza o seguridad cuando las cosas van mal.
Autor: Joan Vives Ribó 
Psicólogo del deporte 
Autor del libro "Entrenando al entrenador..."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: