Cómo orientar la motivación

En el apartado “Publicaciones” encontraréis un nuevo artículo publicado en la Revista MINUT ACEB (Asociación Catalana de Entrenadores de Baloncesto), en el que explico cómo orientar la motivación. Os adjunto el enlace directo:

https://joanvives.files.wordpress.com/2009/03/com-orientar-la-motivacic3b32.pdf

Como resumen del artículo, en primer lugar, cabe diferenciar entre “estimular” y motivar propiamente. Hay entrenadores que buscan motivar a sus jugadores a partir de la estimulación. Quizás consiguen jugadores que reaccionen… pero ¿es eso lo que entendemos por motivar?

La clave para motivar (y bien) es marcar objetivos de proceso, planteando al deportista hacia dónde dirigir el esfuerzo y la concentración, en busca de conseguir hacer las cosas de una determinada manera.

Motivar hacia el proceso en lugar de hacia a los resultados es la mejor forma de orientar la motivación de los deportistas. La motivación por SER MEJOR cada día conecta la CONFIANZA con los recursos adquiridos a través del entrenamiento. Este tipo de confianza es la mejor, ya que pase lo que pase en la competición, se falle o se pierda ese día, la confianza en los recursos trabajados (técnicos, tácticos, etc.) no desaparece.

Perspectiva de meta

En cambio, cuando la confianza está basada en los resultados, sólo cuando los resultados son buenos ese tipo de confianza sube, pero… ¿qué pasa cuándo los resultados son malos? ¿A dónde va a parar esa confianza?

Por esta razón principal, motivar hacia SER MEJOR cada día no solo ayuda a sacar más provecho de los entrenamientos, sino que también ayuda a afrontar la competición con una mejor estabilidad emocional, permitendo a los deportistas demostrar el potencial real que tienen. Y esto pasa porque su motivación y sus expectativas están enfocadas hacia lo que ellos pueden hacer (lo que saben hacer y en lo que confían), y no en lo que puede pasar en relación a los resultados.

Otro beneficio de orientar la motivación hacia CÓMO HACERLO, es que sirve igual para entrenamientos que para los partidos. Una de las trampas mentales en competición es buscar hacer cosas diferentes a lo que se ha trabajado en entrenamientos.

La clave reside en mantener al deportista en modo RETO, querer hacerlo mejor en cada ocasión, pase lo que pase, sea cual sea el marcador o el resultado. Esto asegura mucha más estabilidad en el rendimiento y evita entrar en el modo AMENAZA, que aparece cuando la motivación está basada en expectativas de resultado, que evidentemente, pueden no cumplirse.

 

Autor: Joan Vives Ribó
Psicólogo del deporte
Autor del libro "Entrenando al entrenador..."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: