Mundial de Baloncesto 2014: lo posible y lo probable.

Se acerca el Mundial de Baloncesto de Selecciones Absolutas Masculinas, que este año se celebrará en España. La Selección Española es conjuntamente con la de Estados Unidos, la gran favorita. Se especula ya con que ambas podrían llegar a la gran final. Y al parecer, sólo esto colmaría las ambiciones de estos combinados.

Las expectativas de España, por lo tanto, son elevadas. Cierto que son realistas, porque la selección española tiene nivel para conseguirlo. Pero el problema de tener estas expectativas tan elevadas es que esta posibilidad (que lo es) pase a valorarse como una probabilidad, y peor aún, como una probabilidad elevada.

Pensar que llegar a la final es posible no es malo en sí mismo, y además no es incompatible con pensar también que no llegar a la final es otra posibilidad. Pensar en términos de POSIBILIDAD abre todas las opciones, nos hace flexibles y adaptativos a diferentes situaciones que puedan pasar, y por lo tanto, nos prepara ante las dificultades. Si estas llegan, el equipo estará preparado para seguir luchando y buscando todas las opciones posibles para poder ganar.

Pero si en el colectivo (y su entorno) se instalan pensamientos en términos de PROBABILIDAD (“lo probable es que ganemos holgadamente a Angola”, “lo probable es llegar a la final”, etc.), ante cualquier circunstancia desfavorable, la frustración o el miedo de ver que lo probable (y por lo tanto, en cierta forma, lo obligatorio) está en peligro, hará aumentar en exceso la tensión, al tiempo que aparecerán sentimientos como la vergüenza o la culpa. Jugar bien con estas emociones y sentimientos rondando por la cabeza es muy complicado. Al jugar peor, el resultado será más desfavorable, con lo que la frustración y el estrés aumentarán. El círculo vicioso funcionará a pleno rendimiento.

España ya vivió esta experiencia en los Juegos Olímpicos del 1992, perdiendo precisamente ante Angola. También en el Europeo 2007 que se celebró en España, cuando perdió en la final contra Rusia. Entonces, la obligación (la gran probabilidad) de ganar (como favoritos, como anfitriones…) les traicionó.

Y sin ir más lejos, la selección española de fútbol lo vivió también de forma clamorosa en el Mundial de Brasil 2014, en el que partía como “probable” favorita y acabó siendo la primera selección en abandonar el Mundial, eliminada.

El día después - España en Brasil 2014

(Fuente: http://www.rtve.es/alacarta/videos/telediario/prensa-mundial-habla-fin-ciclo-tras-eliminacion-espana/2623234/)

¿Aprenderán los de baloncesto de esta experiencia reciente de sus colegas futbolistas?

La receta:

  1. Ser capaz de aceptarlo todo como posible.
  2. Eliminar los pensamientos en forma de probabilidad (y obligatoriedad); a cambio, considerar abiertas todas las opciones.
  3. Mantener el deseo y la concentración en busca de conseguir jugar bien (bola a bola, jugada a jugada, hasta el final) y trabajar así para tener las mejores opciones de resultado.
Joan Vives Ribó
Psicólogo del deporte
Autor de "Entrenando al entrenador..."

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: