Las rutinas de Rafa Nadal

Tras la novena victoria de Rafael Nadal en Roland Garros 2014, se han disparado de nuevo por igual  los elogios y las preguntas acerca de sus “tics” o sus manías en la pista. En este enlace detallan de forma pormenorizada hasta 19 conductas que muestra el tenista durante los partidos. Los periodistas se preguntan el porqué de estas conductas, y muestran cierto desconciero o desinformación a la hora de catalogarlas.

“Tics”, manías, supersticiones, rituales, rutinas…

Estos días oímos conceptos como estos, conceptos que no son excluyentes entre sí, aunque la definición más acertada y que puede englobar un número mayor de estas conductas sería la de RUTINA.

Hablamos de rutina cuando una conducta es útil (para preparar la ejecución) y es siempre controlable. Muchas de las conductas que muestra Rafa Nadal le sirven para mantener la tensión y la concentración necesarias, para mantenerse “dentro” del partido, en el presente, en el aquí y ahora, para estar ocupado y no preocupado.

Por ejemplo, si observan a Rafa durante el descanso, verán que sus piernas no paran, siguen moviéndose para mantener la activación con la que a él le gusta jugar. Beber agua es indispensable, pero hacerlo siempre en el mismo orden y colocando las botellas siempre igual, a él le sirve para mantener un orden que evita quizás la aparición de pensamientos traidores (presagios acerca del marcador, de su estado, etc.).

Mientras estas conductas sean o bien útiles o bien controlables, no molestan y no tiene porqué modificarlas. Por ejemplo, en los descansos o las pausas entre puntos, Rafa atraviesa las líneas de la pista sin pisarlas, y siempre con su pierna derecha primero. Esto no tiene más utilidad que ese orden interno, ese mantenerse ocupado que a él le gusta. Pero como siempre habrá líneas en las pistas y él tendrá siempre control motor suficiente para hacerlo sin esfuerzo, no hace falta retirar esta conducta.

Ahora bien, la de esperarse a que el rival se sienta o se levante primero en los descansos, esto le podría crear problemas si el rival en cuestión no lo respetase. Aunque poco probable, quizás algún día se encuentre con un rival que quiera hacerle enfadar con esto. Aunque las consecuencias de un Nadal enfadado quizás son peores para el contrario… Pero vaya, si usted es tenista y no es Rafa Nadal, no haga cosas que no dependan exclusivamente de usted (como por ejemplo querer sentarse siempre en la primera silla que se encuentra al entrar en la pista… ¡El contrario ya puede estar ahí!).

Los “tics” son en definición automáticos o inconscientes, no controlables. Para mí, no hay nada de lo que hace Rafa Nadal que no esté controlado. Algunos hablan de cuando se pone bien el cabello o los calzoncillos… Pero fíjense… ¿cómo lo hace? Siempre igual, siempre con la misma frecuencia, siempre en el mismo momento. Esto no es un “tic”. Vuelven a ser rutinas quizás no especialmente útiles, pero que él ha mecanizado para mantener su orden mental y especialmente, pausar estos momentos en que la presión podría acelerarle.

Los rituales son conductas con un significado especial para el deportista o para el equipo que los realiza. Pueden ser también rutinas si tienen utilidad (la haka maorí de los All Blacks, aparte de lo que significa para ellos, les ayuda a obtener el grado de activación óptimo para empezar el partido), pero lo que diferencia a los rituales es que simbolizan alguna cosa, aunque sea algo muy personal. El ritual más conocido de Rafa Nadal es quizás cuando muerde los trofeos. Puede simbolizar quizás su hambre perpetua, o el espíritu lucha que le caracteriza…

Rafa-Nadal-muerde-el-trofeo

Fuente: http://www.lavanguardia.com/fotos/20120611/54310571797/rafael-nadal-muerde-trofeo-roland-garros.html

Las supersticiones dejan de ser útiles por sí mismas. Son conductas que repetimos porque les otorgamos un significado relacionado con la suerte, y por lo tanto, con algo no 100% controlable por nosotros. Ponerse una prenda de ropa si el partido anterior se ha ganado y otra si se ha perdido, sólo sirve para promover la esperanza de que las cosas irán bien gracias a haber hecho tal conducta, haberse puesto tal prenda, etc. Poco útil si queremos que el deportista se centre en la confianza en sus propios recursos, y no en la esperanza que un resultado vaya bien (esto deben dejarlo para los fans). En este anuncio pueden ver algunas de estas conductas.

Finalmente, lo que coloquialmente se conoce como “manías” podríamos definirlas como aquellas conductas que son irrenunciables por el deportista. Es decir, el deportista CREE QUE NO PUEDE NO REALIZARLAS. Esto le puede hacer vulnerable en el momento en que las circunstancias le obliguen a cambiar esa conducta. Si el deportista mantiene la actitud dogmática acerca de la realización de esa conducta, el no hacerla lo traslada inmediatamente a la frustración, y por lo tanto a la desconcentración.

♦   ♦   ♦

Esperemos haber puesto cierto orden a todas estas definiciones, que como hemos dicho, no son excluyentes. Sea como sea, lo más importante para los deportistas es que aquello que hagan para preparar o afrontar la competición tenga cierta utilidad para ellos (activación, concentración, confianza…), y que además sea controlable 100% por ellos. Si cumplen estas condiciones, vía libre.

Joan Vives Ribó
Psicólogo del deporte
Autor de "Entrenando al entrenador..."

Una respuesta a Las rutinas de Rafa Nadal

  1. […] hablado mucho de las “manías” de Rafa Nadal. En este mismo blog podéis consultar un post acerca de esto. Sean manías o rutinas, que no supersticiones, la clave es que le sean útiles. Y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: