Asesoramiento psicológico al entrenador realizado a distancia (on line)

Trabajo on line con el entrenador. Ver presentación – resumen

Ante cualquier tipo de demanda de índole “psicológica” formulada para un equipo en deportes colectivos, la fórmula más eficaz de intervención es el asesoramiento psicológico al entrenador, es decir, dotar al entrenador de los conocimientos y recursos necesarios para la gestión de los aspectos psicológicos relacionados con su tarea, y que de forma directa o indirecta pueden repercutir beneficiosamente en la forma cómo construir y liderar el equipo, en la dinámica de entrenamientos y en la forma cómo afrontar la competición.

¿Por qué es eficaz trabajar prioritariamente con el entrenador?

La relación deportista-psicólogo, por muy estrecha, intensa, extensa e incluso eficaz que sea, nunca podrá ser  tan determinante a la hora de aplicar aspectos psicológicos (se entiende deportivos) como con la relación con el entrenador. La cantidad y la calidad de horas de contacto entre deportista y entrenador, más todo lo que el entrenador puede decidir y ejecutar durante la dinámica de entrenamiento y competición, más todo lo que pueda llegar a influenciar a nivel personal, hacen que el entrenador tenga un poder mayor al del psicólogo para poner en marcha y consolidar las técnicas psicológicas que se puedan plantear o que el deportista pueda necesitar.

La mayoría de procesos psicológicos colectivos o individuales que se dan en un equipo (o en un grupo de entrenamiento) pasan por las manos del entrenador, por lo que el entrenador bien asesorado puede a llegar a ser el mejor agente para aplicar la “psicología” in situ.

Ventajas de trabajar a distancia

Si el asesoramiento al entrenador es la intervención más eficaz, hacerlo a distancia lo convierte en lo más eficiente, ya que de esta forma se aúna la eficacia de este tipo de intervención con una rebaja sustancial del coste y de las incomodidades.

Si bien trabajar a distancia es una forma de asesoramiento poco habitual aún, lo cierto es que conlleva múltiples ventajas:

  • Permite más frecuencia de contactos independientemente de dónde se halle el entrenador o el equipo.
  • Permite que la información  pueda quedar registrada para el posterior análisis (especialmente en caso que se trabaje a través de mail o chat).
  • Promueve que el entrenador ordene sus propias ideas para poder ofrecer la información más adecuada posible. Este trabajo previo de auto-análisis, reflexión o síntesis ya es provechoso en sí mismo porque el entrenador al desarrollarlo puede encontrar respuestas él mismo a sus inquietudes. En todo caso, el psicólogo, al recibir la información, la podrá utilizar para aconsejar, movilizar recursos, o sencillamente, corroborar las conclusiones a las que ha llegado el entrenador. Cuando pasa esto último es especialmente  positivo porque el entrenador está siendo consciente de sus propias decisiones y por lo tanto de su progresiva autonomía en la identificación de dinámicas psicológicas y propuestas de gestión.
  • Al trabajar básicamente a través de la percepción del entrenador, se evitan conflictos de interpretación y permite que las medidas propuestas se ajusten de forma ecológica o sistémica a la forma de funcionar del entrenador. El entrenador tiene su punto de vista, y si bien es cierto que puede haber otros, el del entrenador es el operacionalmente válido. Por lo tanto, no es necesario que el psicólogo desarrolle un punto de vista acerca de lo que pasa en el equipo; es mucho mejor que aprenda a interpretar la perspectiva del entrenador, asumirla como propia o como realidad, y a partir de ella hacer las propuestas de asesoramiento. De esta forma el entrenador, que será quien deba poner en práctica estas propuestas, entenderá el porqué y el cómo de una forma natural.
  • Se incrementa la confidencialidad. La distancia permite la confidencialidad absoluta ya que el entrenador no debe desplazarse ni mantener reunión alguna. Independientemente que esto pueda ser bien valorado por algunos entrenadores, la confidencialidad que se consigue trabajando a distancia evita las situaciones negativas que se detallan en los puntos siguientes.
  • Evita malos entendidos acerca del papel real del psicólogo en los resultados del equipo. Al ser una cosa relativamente nueva y aún desconocida, la repercusión interna o mediática que puede tener el trabajo de un psicólogo en un equipo es incontrolable y potencialmente peligrosa. Ha habido casos donde la desinformación o la manipulación realizada por la prensa ha confundido a la opinión pública acerca del papel y de la metodología del psicólogo del deporte, y este protagonismo no buscado puede molestar al entrenador o al resto de equipo técnico. Es por ello que el psicólogo debe ir con sumo cuidado y asegurar la confidencialidad de la relación, incluso ante los jugadores si es preciso. Cuando se trabaja con el entrenador no es necesario que los jugadores lo sepan, aunque en todo caso esto es algo que se puede decidir entre entrenador y psicólogo, pero siempre pensando en que sea beneficioso para el propio entrenador y para el equipo. La tarea del psicólogo como asesor del entrenador no es algo que sea fácilmente objetivable, y por lo tanto no debe caerse en la tentación de relacionar este trabajo con los resultados, ni los positivos ni los negativos, porque sería una falta de respeto a todos los demás agentes (entrenadores, médicos, scouters, jugadores, etc.) que seguramente tienen más influencia en los resultados. Al hacer el asesoramiento a distancia, permite mayor confidencialidad, y por lo tanto evita estas injerencias externas.
  • Evita suspicacias acerca de la capacidad del entrenador por el hecho de tener que contar con un psicólogo. Siguiendo la línea del punto anterior, el conocimiento de la presencia de un psicólogo puede malinterpretarse tendenciosamente en contra del entrenador, tachándole de falto de autoridad o falto de capacidad. Nada más lejos de la realidad. El entrenador que sabe trabajar en equipo y se rodea de los mejores profesionales en cada área del rendimiento (entrenadores ayudantes, médicos, fisioterapeutas, preparadores físicos, estadísticos, rastreadores de mercado, elaboradores de video… y también claro, psicólogos del deporte) está demostrando que entiende la complicada dinámica deportiva mucho mejor que el entrenador que no percibe tales necesidades. Un líder no es un dios todopoderoso que todo lo sabe. Un líder es alguien que guía a su equipo de trabajo y de jugadores hacia la meta. En este sentido, el psicólogo sería una pieza más de este equipo liderado por el entrenador, y cuanto más fuerte sea el equipo mejor.
  • Evita suspicacias acerca de la interferencia del psicólogo con la tarea del entrenador. Como esta desinformación de la que hablamos puede estar presente aún incluso entre los entrenadores, puede pasar que con la presencia del psicólogo en el vestuario, en el campo o en el banquillo, el entrenador tenga miedo que haya interferencias o que no haya coordinación entre sus consignas y las consignas que pueda dar el  psicólogo, si se da el caso. Aunque esto puede solucionarse fácilmente con una buena coordinación y comunicación, lo cierto es que con el trabajo a distancia se evita por seguro esta situación.
  • Finalmente, el presupuesto de un trabajo a distancia es mucho menor por el hecho que el profesional no debe reservar de forma fija ni tiempo ni espacio, ni debe desplazarse. La flexibilidad en los tiempos de contacto o de respuesta es una ventaja para el profesional, y por ello los precios son más bajos comparados con sesiones presenciales realizadas en el despacho o realizadas “in situ”, en el mismo club.

¿Qué se puede trabajar a distancia?

Se pueden abordar todos los temas relacionados con la gestión de los aspectos psicológicos que puede llevar a cabo el entrenador en la  construcción y el liderazgo del equipo, la optimización de los entrenamientos y la mejora en el  afrontamiento de la competición.

En la siguiente lista se detallan los aspectos más habituales que los entrenadores de deportes colectivos acostumbran a consultar:

  • Características personales de los jugadores a fichar: encaje en el equipo según personalidad, capacidad de adaptación y rol previsto
  • Gestión de la estructura y dinámica de equipo: definición de roles y normas
  • Construcción de la cohesión
  • Generación de confianza
  • Estilo de liderazgo y toma de decisiones
  • Comunicación interpersonal
  • Optimización de los entrenamientos
  • Afrontamiento de la competición
  • Orientación motivacional
  • Establecimiento de objetivos
  • Generación y control de expectativas
  • Plan de competición: Rutinas previas, durante y post-competición
  • Gestión del estrés
  • Control de la activación y la concentración
  • Comunicación durante competición
  • Problemas de rendimiento
  • Conflictos entre jugadores
  • Conflictos con jugadores
  • Relación con árbitros
  • Comunicación y relación con la medios de comunicación
  • Etc.

¿Cómo se trabaja?

Ya hemos comentado que la base del trabajo a distancia es la información que aporta el entrenador acerca de lo que interese mejorar, corregir, solucionar, cambiar, etc.  A partir de la demanda del entrenador se establecen los objetivos a conseguir y se definen los recursos necesarios o las opciones de gestión para conseguirlos. El psicólogo prescribirá tareas o hará propuestas en relación a toma de decisiones, estilo o contenido de la comunicación (interna con los jugadores o externa con la prensa), metodología en el entrenamiento, gestión de la concentración y la tensión de los jugadores, preparación motivacional de los partidos, etc., y se hará el seguimiento de los efectos que estas medidas puedan tener.

A partir de aquí, se sigue la evolución de las propuestas a través del feedback del propio entrenador, se valoran los resultados (a través de registros o autoregistros, visionado de la competición, análisis de estadísticas, etc.) y se proponen nuevas medidas hasta conseguir los objetivos planteados.

Es muy importante que el psicólogo cuente con un arsenal metodológico para ofrecer al entrenador la forma de trabajar más idónea para cada momento o para cada necesidad que surja. Las intervenciones pueden variar según el grado de directividad del psicólogo respecto al entrenador. Las intervenciones básicas son:

  • Coaching, para hacer descubrir al entrenador sus propios objetivos o habilidades a potenciar o a desarrollar y acompañarle en el compromiso de conseguir tales objetivos.

(Si bien un coach puede estar preparado para establecer este tipo de relación y utilizar la tecnología comunicativa para acompañar y hacer descubrir al cliente los aspectos a mejorar, el psicólogo del deporte, además, puede ofrecer otras opciones de intervención, más directivas o instructivas, gracias a su más elevado nivel de formación académica, que le permite apoyarse en modelos de interpretación de los procesos psicológicos en individuos y grupos. También es necesario tener en cuenta que desde el punto de vista deontológico, a un coach no se le permite instruir ni entrenar, sólo acompañar o hacer descubrir. En cambio, el psicólogo del deporte no tiene esta limitación y sí puede llevar a cabo tareas con mayor nivel de influencia en los procesos de cambio).

  • Asesoramiento o counseling, para resolver dudas u ofrecer la opinión experta a partir de las demandas que tenga el entrenador para las diferentes situaciones que vayan surgiendo.
  • Formación o  entrenamiento en las habilidades de liderazgo, metodológicas, comunicativas o de gestión de los aspectos psicológicos que el entrenador precise para mejorar su capacidad para el puesto que ocupa.

En cuanto a la periodización, podemos trabajar de dos formas diferentes o bien combinando ambas:

  • Procedimiento regular con contactos, trabajos o registros periódicos pactados entre el psicólogo y el entrenador. Este procedimiento es habitual para trabajar aspectos de metodología de entrenamiento y dinámicas que se repiten cada semana, como es por ejemplo la preparación de la competición y la gestión de la comunicación entorno a ella.
  • Asesoramiento puntual a demanda sobre situaciones puntuales sobrevenidas o para problemas inesperados que deben resolverse. Para estas situaciones el asesoramiento a distancia es ideal, porque permite un contacto permanente y una disponibilidad inmediata (relativamente), aunque el psicólogo puede fijar franjas horarias de servicio o límites de disponibilidad.

(Siempre es recomendable establecer un período de prueba al inicio de la intervención, de unas 6 semanas por ejemplo, para valorar la presencia de inconvenientes o limitaciones al trabajar a distancia –ver más adelante estas limitaciones detalladas).

En cuanto al uso de recursos, documentación o materiales de apoyo a la intervención, podemos trabajar con:

  • Registros o autoregistros, por ejemplo para controlar la evolución de los objetivos planteados.
  • Ejercicios pautados, por ejemplo para hacer practicar al entrenador técnicas dialécticas.
  • Lecturas de artículos o capítulos seleccionados, para entender mejor desde el punto de vista teórico las técnicas o los aspectos que se están trabajando, o para tener referencias de deportistas o entrenadores como ejemplos de aplicación de las técnicas usadas o de la actitud marcada como objetivo a conseguir.
  • Vídeos con mensajes seleccionados para aplicar como soporte a las charlas del entrenador.
  • Documentos como pósters con lemas o aforismos escritos,  imágenes con sentido o presentaciones temáticas, que al igual que los vídeos, se puedan utilizar como soporte gráfico de apoyo a la idea que se quiere transmitir.

En cuanto al seguimiento de las competiciones, en caso que se haya pactado o sea necesario, también puede realizarse a distancia de las siguientes formas:

  • Visionado en directo o diferido por TV / Internet.
  • Visionado o seguimiento por TV, Internet o radio de las ruedas deprensa o entrevistas pre y port competición.
  • Seguimiento de las estadísticas o resultados, publicados en Internet.
  • Informe del propio entrenador, a través de los medios escogidos.

Formas de conexión

Hoy en día hay múltiples formas de conexión, que pueden escogerse según el momento o según las necesidades de comunicación:

  • Por videoconferencia. Es la modalidad de conexión que permite recoger mayor información, de forma instantánea y con menor riesgo de falsas interpretaciones, ya que aparte del mensaje, el psicólogo también capta la comunicación no verbal (gestos, expresión facial, mirada…) y paraverbal (tono, inflexiones de la voz, pausas, respiración…) del entrenador. Además, si bien antes era necesario estar delante de un ordenador con conexión y webcam, hoy en día, con los smart phones o tablets, la posibilidad de establecer videoconferencia se ha ampliado mucho, aunque es necesario haber acordado previamente la hora de conexión simultánea.
  • Por teléfono. Permite instantaneidad para tratar temas directamente sin demora de respuesta y se aprovecha la información paraverbal del entrenador para captar mejor el mensaje. Es el medio más adecuado para tratar temas urgentes o para solucionar problemas que hayan surgido lo más rápidamente posible.
  • Por correo electrónico. Facilita la reflexión previa, la ordenación de ideas, y la información queda automáticamente registrada para su posterior revisión o análisis en profundidad. También se usa para poder enviar o recibir materiales audiovisuales o documentos de trabajo, etc.
  • Por SMS, Whatsapp o chat privado. La conexión puede ser instantánea si entrenador y psicólogo están conectados o disponibles a la vez, y también queda registrado, aunque la calidad del mensaje es menor que a través del correo electrónico. Es perfecto para tratar temas breves o para hacer recordatorios de cosas ya trabajadas con anterioridad. También puede ser utilizado para registrar cierta información de forma muy escueta y enviarla justo después del entrenamiento o la competición, sin tener que utilizar ni papel ni ordenador.

Limitaciones en el trabajo a distancia

El máximo impedimento aparece cuando no ha sido el entrenador quien ha solicitado los servicios y (estando en su derecho) no accede a trabajar con el psicólogo, aunque el  deportista o el directivo responsable que haya contactado con el psicólogo sí lo consideren oportuno y hayan dado el consentimiento al psicólogo para intentar esta colaboración con el entrenador. Si es así, y en el caso que el contacto lo haya iniciado el deportista, el psicólogo podrá intervenir sólo con este, pero las propuestas o los consejos que se generen de esta intervención pueden no tener efecto positivo o no poder aplicarse al no poder contar con la colaboración del entrenador.

Otra limitación básica  sería la falta de medios de conexión por parte del entrenador para conectarse a distancia, aunque ahora mismo esto es muy difícil que pase. Pero sí es cierto que el equipo puede viajar y alojarse en sitios donde puede haber  problemas de conexión a través de Internet, y las llamadas por teléfono pueden resultar demasiado caras. En todo caso, siempre que se inicie una intervención a distancia, deben preverse estas circunstancias y asegurarnos que el entrenador tenga los medios necesarios para conectarse cuando sea necesario (tarifa plana Internet en el portátil, tableta o móvil; roaming activado con trasvase de datos incluido en el móvil…).

Finalmente, otro límite en el trabajo a distancia es la propia capacidad (o la voluntad) del entrenador para usar o comunicarse a través de los medios descritos en el apartado anterior. Especialmente este tipo de límites se manifiestan en la relación por escrito, a través de mail o de chat. Si el psicólogo observa que al entrenador no le gusta o le cuesta expresarse con la claridad y la calidad de detalles suficientes, deberá ofrecer otra vía antes de cerrar la puerta a este tipo de intervención. Por ello es bueno poder contar con tanta variedad de medios, ya que si no puede ser por escrito seguramente sí podrá realizarse el asesoramiento por teléfono o por videoconferencia.

Por todos estos motivos, al inicio de la intervención siempre es aconsejable un período de prueba para valorar precisamente las limitaciones que pueda haber y buscar la modalidad de conexión y comunicación más adecuada. Este período también sirve para tranquilizar a aquellos entrenadores reticentes con este método, y así facilitar que lo prueben sin miedo al compromiso, sabiendo que en caso que no encajen con esta forma de trabajar (o no la vean útil o cómoda), siempre podrán optar por seguir con una intervención de tipo presencial.

Aspectos éticos, deontológicos y de seguridad

Una ventaja más de trabajar con un psicólogo (respecto a otras opciones habituales en deporte como el coaching practicado por no psicólogos) es que la intervención estará sujeta a los principios éticos y deontológicos marcados por el Colegio Profesional de Psicólogos. Aún siendo la intervención a distancia, el psicólogo debe cumplir los mismos requisitos que en cualquier relación profesional. Pero además, debe también contemplar los siguientes aspectos específicos, que se resumen a continuación (fuentes: International Society for Mental Health on Line, On line Coaching & Therapy Institute):

  • Asegurarse que los medios de comunicación son los adecuados, que las posibilidades de conexión están aseguradas, y en todo caso, establecer medidas alternativas en caso de imposibilidad temporal de conexión.
  • Asegurarse que el cliente ha entendido perfectamente el procedimiento a seguir, la forma y el momento de conectarse, los formalismos de envío de información y los requerimientos técnicos y de privacidad.
  • Asegurarse y hacer asegurar al cliente que en el momento de contactar con el psicólogo, el cliente tendrá la intimidad necesaria y podrá comunicarse con total intimidad.
  • Asegurarse y hacer asegurar al cliente que la información y los datos transferidos a través de los diferentes medios de conexión estarán bajo la tutela de los interesados, sin que terceros puedan acceder a ellas sin permiso.

Para el asesoramiento on line actualmente hay bastante presencia en Internet de webs que ofrecen este servicio. Pero muchas veces en estas webs no se menciona qué profesionales prestan servicio, o bien no hay certeza que el profesional que se menciona sea finalmente quien preste el servicio. Por lo tanto, es absolutamente recomendable  que los clientes que optan por este tipo de intervención se aseguren que detrás de la web o de la empresa hay profesionales identificados, capacitados y mejor si están colegiados. También deben asegurarse con qué profesional tratarán.

Para evitar estos problemas, la mejor opción es escoger servicios a distancia de profesionales que trabajan directamente a través de su correo electrónico o su teléfono, sin tener que darse de alta o inscribirse en ninguna web. Es la mejor forma de asegurarse con qué profesional se está tratando, conocer su currículum y su metodología, tener la certeza que la información queda resguardada (y dónde), y tener las garantías que se cumplen todas las normas deontológicas, éticas y de seguridad.

Tarifas

Las tarifas de una intervención a distancia son proporcionalmente menores a las de una presencial por el hecho que se flexibiliza el tiempo y el espacio que el psicólogo destina a la intervención, y desaparecen los desplazamientos.

Cada psicólogo establece sus tarifas, ya que por ley han dejado de estar reguladas o aconsejadas por el Colegio de Psicólogos.

Aparte de aspectos de mercado claves como la experiencia del psicólogo o la demanda que este tiene, los conceptos por los que las tarifas pueden varias son los siguientes:

  • Según el tipo de intervención (coaching, asesoramiento, entrenamiento)
  • Según la frecuencia de contactos (periódicos, programados o a demanda)
  • Según la duración de la intervención (puntual o durante toda la temporada)
  • Según la disponibilidad (con horarios prefijados o las 24 h.)
  • Según el nivel del equipo, entrenador o deportista (amateur, profesional)
  • Según la exclusividad pactada
  • Según el tipo de confidencialidad pactada (en Estados Unidos se dan casos en que el psicólogo rebaja las tarifas en caso que el cliente permita o facilite que se conozca su relación profesional)
  • Según la cantidad de información incluida en la intervención (por ejemplo, si se hace seguimiento de la competición, o seguimiento de las intervenciones en prensa, etc.)

La forma de facturar los servicios puede hacerse también de formas diferentes:

  • Cantidad pactada por contacto realizado. Normalmente se define por contacto la demanda del entrenador, el análisis de la demanda, y la respuesta o la propuesta de trabajo.
  • Cantidad pactada por tipo de servicio: consulta esporádica, contacto periódico, informe de competición, reporte de trabajo planeado, etc.
  • Cantidad pactada por objetivos desarrollados a lo largo de la intervención.
  • Tarifa plana semanal o mensual. Quizás es la modalidad más cómoda, aunque debe estar bien ajustada o bien poder ser flexible siempre que cambien las condiciones o el volumen de trabajo.

La forma de pago, al ser la intervención a distancia, mayoritariamente es a través de transferencia bancaria (o a través de pagos realizados vía Pay Pal, Moneybookers o similar). La periodización del pago va ligada al tipo de facturación, o bien puede ser pactada entre el psicólogo y el cliente.

Joan Vives Ribó
Psicólogo del deporte
Autor de "Entrenando al entrenador..."

Una respuesta a Asesoramiento psicológico al entrenador realizado a distancia (on line)

  1. mar rovira dice:

    És impossible oferir més facilitats, millor servei o més recursos dels que es descriuen aquí. Ara mateix reenvio aquest mail a totes les persones del mon de l’esport que pugui coneixer!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: