¿Cómo trabajar con el entrenador?

Tal como comentamos en el anterior post, podemos encontrarnos con el hecho que haya sido el entrenador quien haya hecho la demanda para trabajar directamente con el psicólogo, o bien que haya accedido a trabajar a partir de la demanda formulada por el deportista, los padres o la propia entidad. Sea cual sea el origen de la demanda, debemos escoger la modalidad de intervención con el entrenador que sea más adecuada.

En cuanto a los temas a tratar:

En el anterior post repasamos los aspectos psicológicos más importantes que están en manos del entrenador, y por lo que puede recibir asesoramiento para manejarlos lo mejor posible. Una lista de los puntos a tratar entre un psicólogo y un entrenador podría ser la siguiente:

  • Características personales de los jugadores a fichar: encaje en el equipo según personalidad, capacidad de adaptación y rol previsto
  • Gestión de la estructura y dinámica de equipo: definición de roles y normas
  • Construcción de la cohesión
  • Generación de confianza
  • Estilo de liderazgo y toma de decisiones
  • Comunicación interpersonal
  • Optimización de los entrenamientos
  • Afrontamiento de la competición
  • Orientación motivacional
  • Establecimiento de objetivos
  • Generación y control de expectativas
  • Plan de competición: Rutinas previas, durante y post-competición
  • Gestión del estrés
  • Control de la activación y la concentración
  • Comunicación durante competición
  • Problemas de rendimiento
  • Conflictos entre jugadores
  • Conflictos con jugadores
  • Relación con árbitros
  • Comunicación y relación con la medios de comunicación
  • Etc.

En cuanto a los participantes en la intervención:

  • Entrenador (+ equipo técnico). Esta opción es la más eficiente cuando se trabaja con deportes de equipo, y también la más eficaz en deportes individuales.
  • Entrenador + deportista (o deportistas si es en equipo). Esta opción es la que ofrece mayor calidad en la intervención. Aunque es necesario pactar con el entrenador cuándo, cómo y para qué objetivo el psicólogo trabajará directamente con los deportistas.
  • Entrenador + padres (+ deportista). Esta es la mejor opción cuando se trabaja con menores de edad o con deportistas inmaduros. Es mucho más eficiente orientar correctamente a los agentes presentes en el sistema o entorno del menor que provocar cambios directamente.

En cuanto a la modalidad de trabajo presencial:

  • Los contactos presenciales con el psicólogo pueden darse a través de reuniones programadas para tratar los temas escogidos o de actualidad.
  • Otra forma alternativa o paralela de trabajar presencialmente, es programando la asistencia del psicólogo en los entrenamientos o en las competiciones.  Los objetivos de la presencia del psicólogo (observación y análisis, asesoramiento “in situ”, etc.) se fijan con anterioridad.

En cuanto a la modalidad de trabajo a distancia:

El trabajo a distancia puede ser una buena opción en caso que haya problemas de disponibilidad para los encuentros presenciales, o en caso que el presupuesto sea limitado. Las modalidades de intervención a distancia son:

  • 100% a distancia, a través del uso de mail, teléfono, Whatsapp, Skype, chat, etc.
  • Combinando contactos presenciales con seguimiento a distancia

Aunque quizás haya reticencias aún para desarrollar un trabajo 100% a distancia, yo mismo tengo experiencias de éxito haciéndolo así. Aunque no todos los entrenadores están preparados o motivados para hacerlo. Y por lo tanto, en caso que se plantee esta opción, es adecuado un período de prueba para sondear el uso de los medios disponibles o la expresión escrita si es por mail, y decidir entonces si es posible trabajar de esta forma con garantías de éxito.

En cuanto al conocimiento del deporte:

  • Las ventajas que el psicólogo conozca de antemano el deporte en el que se trabaja hacen referencia al uso del vocabulario, la familiarización con la cultura de ese deporte, el conocimiento profundo del reglamento y tener muy claras las transferencias entre los recursos metodológicos que la psicología del deporte ofrece y las necesidades especiales del deporte.
  • Las ventajas de no conocer el deporte radican en la necesidad por parte del psicólogo de estudiar y analizar el deporte y sus vicisitudes psicológicas durante la fase inicial de la intervención. Y esta necesidad, lejos de ser un inconveniente, se convierte en un beneficio para el entrenador, ya que al ser él el agente principal donde el psicólogo se apoya para buscar las conexiones entre las necesidades del deporte y los recursos de la psicología,  el entrenador queda englobado en este proceso de aprendizaje conjunto, fortaleciendo la faceta psicológica, mucho más quizás que con un psicólogo conocedor de ese deporte.
  • Y es que los inconvenientes de conocer bien el deporte hacen referencia al hecho que se dan por sentadas ciertas cosas que por costumbre o tradición se asumen como normales, cuando en realidad podrían ser cuestionadas desde el punto de vista psicológico.

En cuanto al control de los “efectos secundarios”:

  • Una de las premisas del trabajo del psicólogo es que las propuestas que se planteen al entrenador deben ser “ecológicas”, es decir, respetuosas con su estilo y con las dinámicas del sistema. Si se prescriben actividades, discursos o técnicas para las que el entrenador no está 100% convencido o por las cuales se va a sentir extraño al utilizarlas, es mejor descartarlas o realizar un trabajo previo que permita al entrenador estar preparado para asumirlas.
  • Al contemplar la opción de trabajar sólo con el entrenador, debemos decidir si es necesario o beneficioso para los objetivos de la intervención que los deportistas sepan que el entrenador está asesorado por el psicólogo. Para mí, la regla básica es que el trato de esta información debe beneficiar siempre al entrenador y al equipo. Por lo tanto, si hay sospechas que esta información pueda restar autoridad referencial al entrenador, mejor no utilizarla. Y al revés.
  • Y exactamente lo mismo a la hora de gestionar esta información con los medios de comunicación. En muchas ocasiones el trabajo del psicólogo no ha sido provechoso no por la calidad del servicio, sino por el hecho que se filtrase a la prensa, provocando un estado de opinión no favorable para la consecución de los objetivos para los que se había contado con el psicólogo. Hay que ir con sumo cuidado en este aspecto. Mi opinión es que, en caso que interesase trasnferir a la opinión pública esta información, debemos asegurarnos que en ningún caso va a perjudicar ni al destinatario ni a los objetivos de la intervención, ni tampoco al profesional que la realiza. La mejor opción si se valora la conveniencia de publicar esta información, es que de facto ya se haya estado utilizando el servicio durante bastante tiempo antes, y que se trate la figura o el trabajo del psicólogo no de forma especial sino exactamente igual que los demás profesionales que integran el equipo técnico.
Joan Vives Ribó
Psicólogo del deporte
Autor de "Entrenando al entrenador..."

Una respuesta a ¿Cómo trabajar con el entrenador?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: